Qué es la telemática

¿Qué es la telemática? 

El término «telemática» se utiliza ampliamente para describir la tecnología utilizada para registrar, recibir, almacenar y enviar a distancia información desde una fuente de datos, a través de un dispositivo conectado, a un lugar que puede convertir los datos en información utilizable.

El acceso a los datos recogidos a través de la telemática de vehículos permite a los propietarios de empresas de flotas controlar y gestionar la información, incluido el comportamiento de los conductores, la utilización de los vehículos, la seguridad y el cumplimiento de las normas.

¿Cómo funciona la telemática?

La mayoría de la gente está familiarizada con el término «caja negra». Así es como muchas empresas se refieren al dispositivo instalado en un vehículo para capturar y transmitir sus datos mediante la telemática. Una vez instalado, el sistema telemático recoge datos del GPS y una serie de información específica del vehículo y los transmite a través de la red GPRS local. Mediante un software que traduce los datos registrados en información utilizable, las empresas pueden acceder a información como la ubicación, la velocidad del vehículo, la dureza del frenado y la aceleración, el tiempo de ralentí, el combustible utilizado y el diagnóstico del vehículo. Esta información suele estar a disposición de los usuarios a través de una interfaz cartográfica en vivo y de informes personalizables.

¿Cuándo se introdujo la telemática y cómo ha evolucionado?

El término telemática fue introducido por primera vez a finales de los años 70 por Simon Nora y Alain Minc. Aunque el término se utilizó para describir la conectividad de los ordenadores, su uso ha evolucionado y se asocia a la telemática de los vehículos. El registro de la actividad y los datos del vehículo en una «caja negra» que se combina con la localización GPS y se comunica a través de un módulo de comunicaciones GPRS.

Sigue implicando el registro y el intercambio de datos, pero sus posibilidades se han ampliado y cualquier vehículo o activo motorizado que tenga la capacidad de conectarse a un dispositivo en red puede compartir datos a distancia.

GPS vs Telemática

A finales de los años 90, el término telemática para vehículos se convirtió en sinónimo de seguimiento por GPS. La tecnología fue criticada a menudo debido a la percepción de que era un «espía en la cabina», pero a medida que la gestión de flotas ha evolucionado, la confianza en los datos recogidos mediante un sistema telemático de flotas se ha convertido en algo habitual y la tecnología es ampliamente aceptada por operadores y conductores por igual.

La telemática para vehículos ha avanzado más allá del simple seguimiento por GPS y ahora permite a los operadores recibir información sobre el comportamiento del conductor, el consumo de combustible, las emisiones de carbono, el diagnóstico del vehículo y mucho más.

Las ventajas de la telemática para las flotas de vehículos

Para dirigir y gestionar una flota de vehículos, los gestores de flotas y los propietarios de empresas necesitan información. La introducción de la telemática ha permitido conocer cómo se conduce un vehículo, ubicación, estado y permite a los gestores planificar su próximo destino. Esta información ha revolucionado la gestión de flotas. Antes de esta tecnología, se dependía mucho más de la comunicación escrita y verbal.

Los gestores de transporte tenían que llamar a sus conductores para saber dónde estaban y a qué distancia estaban del destino. Las consultas sobre los plazos de entrega requerían una llamada al conductor y éste debía llevar un registro manual del tiempo de conducción y kilometraje. Ahora, el acceso remoto a la localización en tiempo real permite gestionar todo a través del sistema telemático, reduciendo el papeleo y agilizando los procesos.

¿Qué datos pueden registrar y proporcionar los sistemas telemáticos?

Los datos que pueden registrarse a través de un sistema telemático dependen del vehículo en cuestión. Todos los vehículos disponen de localización GPS, velocidad e historial de trayectos.

Sin embargo, los datos sobre el comportamiento del conductor dependen del tipo de vehículo, al igual que los datos asociados al diagnóstico del vehículo.

¿Todos los vehículos son adecuados para los sistemas telemáticos?

Independientemente de la cantidad o de la complejidad de los datos que puedan registrarse y compartirse desde el vehículo mediante un sistema telemático, éste siempre beneficiará a las actividades de gestión de flotas. En el caso de un vehículo que registra la localización GPS, el sistema telemático podría evitar el robo del vehículo o ayudar a su recuperación.

Las motocicletas, los vehículos todoterreno suelen estar equipados con dispositivos de seguimiento GPS, esto ayuda a las empresas a gestionar una ubicación en tiempo real. En el caso de vehículos más grandes, como los vehículos de transporte de mercancías, la telemática de los vehículos puede integrarse con el tacógrafo digital. Esto ayuda a las empresas a gestionar la utilización de los vehículos y los conductores de acuerdo con la normativa legal.

La instalación de sistemas telemáticos 

La instalación de los sistemas telemáticos para vehículos se ha simplificado a lo largo de los años, ya que la tecnología ha evolucionado. Muchos dispositivos telemáticos requieren una simple instalación de tres cables para obtener información sobre la ubicación del vehículo y el comportamiento del conductor.

La instalación de los sistemas telemáticos puede durar 30 minutos aproximadamente, una vez  conectado el dispositivo, se recogen datos en tiempo real. Normalmente, los dispositivos telemáticos para flotas se instalan en lugares discretos, incluye una antena GPS en la instalación, que no debe quedar oculta por el metal, para garantizar la fiabilidad de los datos de localización.

El papel de la telemática en los seguros

La tecnología de «caja negra» es ampliamente utilizada por las compañías de seguros. En el caso de los vehículos equipados con un dispositivo telemático, las compañías de seguros pueden conocer mejor cómo se ha conducido el vehículo, incluido el kilometraje recorrido y las horas del día en que estuvo activo.

En caso de accidente, se pueden recopilar datos antes y durante el mismo, para entender mejor las circunstancias, descartar la culpa o determinar el culpable. Las compañías de seguros también pueden utilizar los datos para fijar las primas de los clientes en función de sus hábitos de conducción. Por ejemplo, los conductores que utilizan sus vehículos a diario en las horas de mayor tráfico, son estadísticamente más propensos a tener un accidente, en comparación con los conductores ocasionales que conducen cuando las carreteras están más tranquilas.

Conclusiones

La telemática de los vehículos ha revolucionado la gestión de flotas y está ayudando a las empresas a agilizar procesos, reducir costes, mejorar la planificación. Los datos recogidos pueden utilizarse de forma independiente, o con otras herramientas operativas y de gestión de flotas, para crear una potente información de gestión. Aunque en principio se usaba para espiar a los conductores, ahora se ve como algo positivo, por los beneficios que aporta a conductores y operadores.

Comparte este artículo en tus redes sociales

También puede interesarte

Menú